MEDIACIÓN

A veces el método judicial no es el mejor camino para resolver las diferencias y problemas interpersonales. Siempre que la legislación lo permita, la mediación es una herramienta eficiente para resolver conflictos interpersonales.

La mediación consiste en un proceso voluntario en el que ambas partes asisten a una tercera persona para que les ayude a solucionar un conflicto o a desescalar una situación de disputa. El mediador no tiene el poder de juzgar, sino que ayuda a las partes a establecer o recuperar una conversación guiada a solucionar los problemas comunes. La mediación es extremadamente importante en casos de familia, sobre todo si hay hijos comunes, ya que ayuda a los padres a centrar su atención de nuevo en el interés del menor y no solamente en sus intereses individuales. Además, se ha demostrado que es un método efectivo y más económico que la vía judicial para solucionar conflictos interpersonales.

Desde 2012 , la abogada Isabel Fernández tiene el título oficial de Mediadora, Abogada del menor y Acompañante del régimen de visitas, además está especializada en Mediación en casos internacionales de familia.

En la mayoría de los casos, recomendamos encarecidamente buscar una alternativa, ya que, incluso habiendo empezado ya el proceso por la vía judicial, la mediación u otras vías extrajudiciales son muy efectivas y además, muy satisfactorias para las partes, ya que estas suelen salir contentas, ya que se han sentido escuchadas.

La asociación MiKK e.V.

MiKK e.V es una asociación con sede en Berlín que se ocupa de organizar mediaciones en conflictos familiares internacionales, así como de formar nuevos mediadores y difundir información sobre la mediación. Ofrecen asesoramiento a los padres de manera gratuita y ayudan también a organizar las mediaciones.

La asociación cuenta con una lista de más de 150 mediadores certificados en todo el mundo y ofrecen mediaciones en 30 idiomas, algo fundamental en su modelo de mediaciones. Según sus estadísticas, un 80 % de las mediaciones que realizan son exitosas. Además, muchas familias utilizan la mediación como un método preventivo, por ejemplo, para planear una mudanza al extranjero y regular ciertos aspectos importantes sobre la custodia o el lugar de residencia de los hijos.